¿Aún no hablas con FileMaker?

3 de enero de 2014

El reconocimiento de voz en Apple no es nada nuevo, de hecho hace tiempo que todos sus dispositivos lo integran. Sin embargo, la nueva versión de OS X, Maverick, ha mejorado mucho su aplicación con FileMaker.

Mientras que antes teníamos que pronunciar frases cortas para que el programa lo entendiera, ahora es factible dictar continuamente sin tener que hacer engorrosas paradas, lo que agiliza el trabajo.

La posibilidad de realizar el dictado offline también supone una mejora fundamental al no depender de una buena conexión durante todo el proceso. Además, la transcripción se puede almacenar en tu propio ordenador, en lugar de en los servidores de Apple.

Esta característica, que sin duda aporta una mayor seguridad ya que la información no sale de tu propio ordenador, tiene el inconveniente de no hacer la transcripción tan perfecta como la realizan los servidores externos de la empresa. Por ejemplo, nuestro ordenador interpreta los silencios como un punto y seguido, cuando los servidores lo entienden tal y como es.

Otro de sus inconvenientes es que, al depender del idioma que hayamos descargado, no comprende los extranjerismos, muy populares en el ámbito de la tecnología. Sin embargo, los servidores de Apple sí los entienden correctamente (al menos en cuanto a palabras inglesas se refiere).

Hay que destacar que la nueva versión trae herramientas destinadas al formato y la puntuación. Ahora ya es posible poner mayúsculas, insertar saltos de líneas, establecer distintos párrafos...

Y con respecto a la herramienta de los números, no estamos de acuerdo con lo señalado por HomeBase Software. El programa entiende perfectamente cualquier dígito, ya sea de una o varias cifras. Además, los teléfonos se separan de acuerdo con la estructura anglosajona.

Mejoras aún pendientes

Es indudable que la nueva versión de Maverick supone una optimización importante en el reconocimiento de voz por parte de Apple. Pero aún quedan patentes algunas deficiencias que, con el tiempo, habrá que subsanar.

La principal limitación recae en la imposibilidad de realizar la transcripción en ventanas emergentes y campos especiales o que realicen determinadas acciones. Y es preciso que el paso de un campo a otro sea de manera automática, sin necesidad de una tabulación manual.

También se echa de menos una edición de textos sencilla, así como una herramienta de corrección eficaz y que, además, pueda ser automática.

Habrá que esperar a las futuras versiones para ver esto hecho realidad. Mientras tanto, disfrutemos de las nuevas utilidades que ahora nos ofrecen.

Fuente: HomeBase Software

Back to top

Política de privacidad

El usuario que facilita sus datos personales a SETFILE consiente expresamente en la incorporación de los mismos al citado fichero y en el tratamiento de los mismos por parte de SETFILE para su utilización en actividades propias de sus fines previstos en el artículo 2º de sus Estatutos. En el formulario de recogida de datos estarán indicados aquellos que resultan obligatorios y los que no tienen ese carácter. La no cumplimentación de los datos marcados como "obligatorios" supone la no prestación del servicio o acceso para el que se solicitan los datos. En cualquier caso el tratamiento de los datos personales facilitados por el usuario se realizará con estricto cumplimiento de la normativa vigente y especialmente con la Ley Orgánica 15/1999 de Protección de Datos de Carácter Personal. En especial, SETFILE se compromete a mantener las condiciones de confidencialidad y seguridad de los datos personales confiados por los usuarios en los términos previstos en la legislación vigente. No obstante, SETFILE no se hace responsable del acceso, modificación, tratamiento, pérdida o uso ilícito que de los datos facilitados por los usuarios pueda efectuar un tercero. El usuario podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición previstos en la normativa vigente dirigiéndose a SETFILE c/ Balmes, 430 Entlo. F - 08022 BARCELONA, donde podrá igualmente dejar sin efecto, sin carácter retroactivo los consentimientos antes expresados.